Historia de WWF en Ecuador | WWF

Historia de WWF en Ecuador



 rel=
Galapagos
© Pablo Corral / WWF
Nuestro trabajo en Ecuador inició en la década de 1960 apoyando una gran variedad de iniciativas y proyectos con un fuerte énfasis en las Islas Galápagos, y en menor escala en la Amazonía y Chocó, a través de nuestro socio local en ese momento, la ahora ya extinta Fundación Natura.

En 1988, WWF conjuntamente con la Fundación Natura, The Nature Conservancy (TNC) y el Gobierno ecuatoriano lograron un hito importante al negociar un canje de deuda por naturaleza por US$10 millones. Esos fondos permitieron el fortalecimiento del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y la conservación de ecosistemas críticos para el desarrollo sostenible del país. Por ejemplo, se crearon los Parques Nacionales Cayambe-Coca y Sangay, la Reserva Ecológica Manglares Churute, la Reserva de Producción Faunística Cuyabeno y el Refugio de Vida Silvestre Pasochoa. Así mismo, se fortaleció la conservación de los bosques occidentales y de reservas privadas como la Reserva Ecológica Maquipucuna en el Distrito Metropolitano de Quito.

En 2003 abrimos nuestra oficina de Puerta Ayora, Isla de Santa Cruz en la provincia de Galápagos, lo que nos permitió consolidar las alianzas estratégicas que manteníamos con nuestros socios locales, nacionales e internacionales, tanto a nivel gubernamental como privado. Enfocados en potencializar los esfuerzos de conservación del archipiélago, hemos desarrollado estrategias de conservación, gobernanza, ecoturismo, de gestión de desechos y de reducción de la huella ecológica en base a un manejo integral de áreas protegidas y no protegidas, y a través de asistencia técnica especializada.

La Fundación Natura cerró sus puertas en 2012 dejando un gran vacío en el desarrollo de la agenda ambiental para el país. Por ello, en septiembre de 2014, las actividades de WWF existentes en el país fueron reunidas y articuladas dentro de un Programa para Ecuador, cuyo principal reto ha sido extender nuestro alcance a una escala nacional, para poder incidir en la conservación y desarrollo sostenible a lo largo y ancho del país.

Creemos que toda la experiencia lograda en Galápagos, así como en pesquerías en el Océano Pacífico y en múltiples paisajes de la Amazonía, proporcionan una gran fortaleza para expandir nuestro trabajo a lo largo del Ecuador continental y realizar aportes relevantes. Nuestra agenda incluye el desarrollo de programas y proyectos que atienden las prioridades de conservación del país y que asumen los nuevos retos y oportunidades que puedan presentarse en los años futuros en las regiones andina, amazónica y costera. Todo ello bajo el paraguas de las metas y objetivos de trabajo de la red WWF en todo el planeta.
 
© Esteban Barrera
Delfín rosado captado durante la expedición científica al Cuyabeno
© Esteban Barrera