| WWF



HISTORIA

WWF comenzó como un pequeño grupo de entusiastas comprometidos con la naturaleza. Hoy es una de las organizaciones conservacionistas independientes más grandes - activa en 100 países - y respetadas, contando con el apoyo de cinco millones de personas alrededor del mundo.

A continuación se ilustra la evolución de la organización y se ofrece un pequeño vistazo a algunos éxitos que WWF, junto con el esfuerzo de una gran lista de asociados, incluyendo científicos, gobiernos, comunidades, parques y otras organizaciones y empresas, ha logrado obtener, siempre en búsqueda de la armonía entre los seres humanos y la naturaleza.

Década de los 60

Durante su primera década, WWF recaudó más de 5.6 millones de dólares. Éste dinero fue distribuido a manera de subsidios para apoyar a 356 proyectos conservacionistas alrededor del mundo, desde investigaciones sobre la flora y la fauna hasta esfuerzos contra la caza furtiva o proyectos educativos. Muchos de los hábitats y animales que fueron apoyados a través de estos subsidios siguen siendo, hoy, símbolos emblemáticos de la conservación y parte del enfoque de WWF.

1962: Establecimiento de estación de investigación en el Archipiélago de Colon o como se las conoce comúnmente, islas Galápagos

La Fundación Charles Darwin, establecida con la ayuda de WWF ha recibido a investigadores de todo el mundo y ha desempeñado un papel vital en la generación de la investigación científica necesaria para la conservación de las especies endémicas de las islas Galápagos.

1966: Estudio de especies en Sudamérica

WWF utiliza información científica para las acciones de conservación, por lo que ha financiado diversos estudios a nivel global en general y en Sudamérica en particular. Un estudio del oso de anteojos u oso andino en Sudamérica fue uno de los primeros estudios que WWF apoyó y que sirvió para tomar medidas en temas de conservación, Los estudios financiados por WWF, han proporcionado información esencial (ej. tamaño de la población, distribución, ecología y estado y amenazas del hábitat) para la conservación de muchas especies, tal como ha sucedido con cerca de 1,200 especies de animales y plantas en el Amazonas.

1969: Compra de tierras en Andalucía, España – Coto Doñana

El gobierno español y WWF obtuvieron estas tierras para crear el Parque Natural de Doñana, una de las primeras reservas de marismas y un sitio de suma importancia para las aves migratorias. Su establecimiento impulsó la protección de otros sitios importantes.
Hoy, Doñana es un refugio muy importante para diferentes especies, incluyendo el lince ibérico y el águila imperial ibérica, dos especies en grave riesgo de extinción.
Las áreas protegidas se han convertido en un núcleo del trabajo de WWF. A la fecha, la organización ha apoyado el establecimiento de más de mil millones de hectáreas protegidas alrededor de todo el mundo.

Década de los 70

Si bien WWF seguía concentrado en las especies y la preservación de los hábitats, su enfoque comenzó a cambiar. En vez de ofrecer apoyo para proyectos individuales, comenzó a impulsar esfuerzos más integrales de conservación para regiones enteras y su diversidad animal. Como parte de esto, WWF fortaleció su compromiso con gobiernos y tratados internacionales relacionados con el ambiente.

1971: Tratado intergubernamental de humedales

En este año, 18 gobiernos firmaron La Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, o Convención Ramsar, que actualmente sigue siendo el único tratado ambiental internacional para un sólo bioma.

1972: Conservación del tigre

La Operación Tigre fue la primera campaña global para salvar a una especie en su zona de distribución. Uno de los primeros resultados de ésta fue el lanzamiento del Proyecto Tigre en India, en el cual la población de tigres en el área aumentó en un 30% en tan sólo 7 años. Desde entonces, Nepal, Bangladesh, Malasia, Tailandia, Indonesia, Bután, Rusia y China se han unido a los esfuerzos por la conservación del tigre.

1975: Comienza la conservación de los bosques tropicales

La Campaña Mundial por el bosque tropical, fue la primera campaña de conservación para un bioma entero. Además de recaudar fondos para el establecimiento de nuevas áreas protegidas, la campaña contribuyó al reconocimiento de la biodiversidad y el valor ecológico de los bosques tropicales así como de los riesgos que enfrentan. Desde entonces, WWF ha participado en los esfuerzos para la protección de los bosques tropicales más importantes y para el manejo sostenible de sus recursos.

1976: Regulación del comercio de especies amenazadas

Para apoyar a la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), WWF, en conjunto con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), fundaron TRAFFIC, un programa para monitorear el comercio de flora y fauna así como de sus productos.

Década de los 80

Para su 20 aniversario, WWF había apoyado ya a distintas áreas protegidas en los cinco continentes, cubriendo el 1% de la superficie de la tierra y contribuyendo a la conservación de una gran cantidad de especies. Si bien esto era un logro importante, la organización se dio cuenta que estos esfuerzos no eran suficientes. Ahora, con reconocimiento y presencia a nivel global, WWF comenzó a promover más intensamente las ideas de sus fundadores: La conservación está en el interés de todos y necesita, en vez de ser vista como un conflicto, integrarse con el desarrollo. Estos conceptos sentaron las bases para el desarrollo sostenible, concepto adoptado en la conservación, el desarrollo e incluso en estrategias corporativas.

1980: Primera estrategia global de desarrollo sostenible

La Estrategia Mundial para la Conservación, publicada por WWF, UICN y el PNUMA y que aprobó el Secretario General de las Naciones Unidas, fue el primer documento que integró la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales. Más de 50 países crearon sus propias estrategias nacionales de conservación basándose en las recomendaciones del documento. Asimismo, sentó las bases filosóficas y científicas del Informe Brundtland de 1987, en el cual se acuñó el término “desarrollo sostenible”.

1981: Investigación de químicos tóxicos

El libro de Rachel Carson ‘Primavera Silenciosa’, publicado en 1962 abrió los ojos al mundo acerca de los peligros de la contaminación ambiental, especialmente la causada por los pesticidas. WWF, desde entonces, ha apoyado el estudio de los efectos de los pesticidas en las distintas especies y ecosistemas. WWF, actualmente, también está trabajando en la eliminación de las acumulaciones de pesticidas obsoletos regados en África.

1986: Integración de la conservación y el desarrollo

El Parque Nacional Korup en Camerún, establecido con la ayuda de WWF, fue uno de los primeros en incluir a los habitantes de la región en el proceso de planeación para contar con un plan de gestión que incluyera el uso sostenible de las tierras y el desarrollo rural de las comunidades locales. Este desarrollo incluyó la enseñanza de distintas actividades para las mujeres y la capacitación de los locales como patrulleros anti cacería furtiva. Este trabajo, además de ofrecer una forma alternativa de sustento para las comunidades, se enfoca en asuntos de gobierno, género, salud y educación.

1989: Plan nacional de conservación del panda gigante

Al ser la primera organización conservacionista en China, WWF ha estado involucrada en la conservación del panda gigante desde 1979. En ese entonces, el panorama era funesto; había 1,000 ejemplares intentando sobrevivir en poblaciones aisladas y fragmentadas. El día de hoy existen 62 reservas naturales que cubren el 60% del hábitat potencial para las poblaciones de pandas.

Década de los 90

En los años 90 ya había más aceptación hacia los enlaces globales entre el ambiente, las actividades humanas y el bienestar. En estos tiempos comenzó a surgir la amenaza del cambio climático, el cual se incorporó en la Declaración de WWF de 1990. WWF entonces, desarrolló una estrategia global de conservación enfocada en las eco-regiones mundiales más críticas. Esta estrategia consta de seis áreas clave: especies, bosques, océanos, aguas dulces, cambio climático y químicos tóxicos.

1992: Tratado para contener la pérdida de biodiversidad

WWF fue un participante esencial en el establecimiento del Convenio Sobre la Diversidad Biológica, un tratado internacional que abarca la conservación y el uso de la biodiversidad.


1993: Certificación de bienes sostenibles.

La participación de WWF fue crucial en el lanzamiento del Consejo de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council), el cual es un esquema de certificación pionero para productos forestales cosechados de acuerdo a criterios sociales y económicos muy estrictos. Este proceso de certificación promueve la silvicultura sostenible y permite a los consumidores estar seguros de que están comprando productos sanos y respetuosos con el ambiente. Hoy día más de 130 millones de hectáreas de bosque y el 8.5% de los productos en el comercio internacional cuentan con la certificación FSC.

1997: Comienzan los esfuerzos globales para frenar las emisiones de carbono

WWF ayudó a diseñar el Protocolo de Kioto; asimismo, desempeñó un papel de suma importancia en la ratificación y puesta en marcha del mismo. El Protocolo de Kioto fue el primer acuerdo internacional para limitar las emisiones de carbono en los países industrializados. La organización, además de promover el uso de energías renovables y la eficiencia energética, ha asegurado compromisos importantes por parte del sector privado para reducir sus emisiones.

1998: Primer Informe Planeta Vivo

El Informe Planeta Vivo es uno de los principales análisis con bases científicas sobre la salud de la biodiversidad y la presión humana sobre la naturaleza, o dicho de otra manera, la Huella Ecológica. El primer informe reveló que la biodiversidad global había disminuido en un 30% desde 1970. Esto demostró que aunque el movimiento conservacionista había ganado varias batallas, seguía perdiendo la guerra. Estos informes han sido básicos para ayudar a crear conciencia acerca de las amenazas sobre la biodiversidad, los impactos de las actividades humanas en la naturaleza y los límites ecológicos de la Tierra.

A partir del año 2000

Con el cambio de siglo, WWF aumentó su campo de acción de manera considerable. Hoy en día, la organización busca cambios transformacionales que lleven a una conservación duradera, al desarrollo y estilos de vida sostenibles. Con las metas de conservar la biodiversidad y reducir la huella ecológica humana, WWF está juntando la fuerza y la experiencia de su red global para crear nuevas asociaciones y compromisos en el sector privado. Estos esfuerzos están enfocados principalmente en áreas y especies de importancia global, como el Ártico y en enfrentar los retos como el cambio climático para traer la sostenibilidad a los mercados globales.

2002: Iniciativa de gran escala para salvar al Amazonas

WWF, junto con el gobierno brasileño y otros asociados, trabajó para lanzar una iniciativa de 10 años para preservar 12% ó 6 millones de hectáreas de la Amazonía brasileña. Este esfuerzo conservacionista in situ es el más grande del mundo y ha logrado ya proteger más de 30 millones de hectáreas, mejorar el manejo en 62 de las áreas y recaudar un fondo de conservación de 29 millones de dólares.

2003: Muestra del valor económico de la naturaleza

Un informe de WWF mostró que el valor estimado de los arrecifes de coral es de 30 mil millones de dólares en beneficios netos por año, pues ofrecen bienes y servicios a las economías mundiales, incluyendo turismo, pesca y protección costera. Más tarde, otros informes revelaron el valor de otros ecosistemas, por ejemplo, se calculó que los marismas o humedales tienen un valor de 3.4 mil millones de dólares pues proveen alimento, agua dulce, materiales de construcción, tratamiento de agua y control de erosión. Estas investigaciones han contribuido de manera significativa a convencer a los gobiernos y comunidades locales del verdadero valor de los ecosistemas y sus especies.

2008: El aceite de palma sostenible certificado entra al mercado

Basándose en el éxito del FSC (Forest Stewardship Council) y MSC (Marine Stewardship Council), WWF, junto con otras ONGs y la industria de aceite de palma establecieron la Mesa Redonda Sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés) para desarrollar los estándares y un esquema de certificación para el aceite de palma sostenible, que es un producto que se ha expandido enormemente en las últimas décadas a expensas de grandes áreas de bosques tropicales. Hoy, cerca del 6.4% de la producción de aceite de palma cuenta con la certificación.

2009: Aseguración del futuro del área marina más rica del mundo

En mayo del 2009, los líderes de seis naciones, Indonesia, Malasia, Nueva Guinea, Filipinas, Islas Salomón y Timor Leste, se comprometieron a un plan integral para conservar y manejar de manera sostenible los recursos marinos y costeros del Triángulo de Coral, una vasta región que alberga al 76% de las especies de coral. WWF está trabajando en la implementación de este plan que incluye el establecimiento de una red regional de áreas protegidas, mejorías en el manejo y explotación sostenible de la pesca de atún, seguridad para las comunidades locales y estrategias de adaptación climática

2010: Evento activista ambiental más grande del mundo

Como parte de su trabajo, WWF utiliza la poderosa voz de quienes apoyan a esta organización para demostrar el interés del público en las metas de WWF. La Hora del Planeta, una campaña en la que las personas, los edificios, monumentos y ciudades enteras apagan sus luces durante una hora para demostrar su apoyo y acción contra el cambio climático, se ha convertido en la plataforma más grande de su estilo. La primera campaña de la Hora del Planeta se llevó a cabo en 2007 en Sidney, Australia; sólo tres años después, se unieron a ésta miles de millones de personas alrededor de todo el mundo, llegando a cerca de 1 de cada 6 personas del mundo.

 
	© WWF
Sir Peter Scott diseño el primer logo intitucional(1991)
© WWF
 
	© WWF
Acta dónde estan las firmas de la primera reunión oficial de WWF
© WWF
 
	© WWF
Bocetos previos de la imagen institucional por Gerard Watterson
© WWF
 
	© Copy WWF Int. / WWF
Sede de UICN y WWF en sus inicios, Morges, Suiza
© Copy WWF Int. / WWF
pandas 
	© Bernard  DE WETTER / WWF
Giant Panda in a tree. Wolong Panda Reserve, Sichuan Province, China
© Bernard DE WETTER / WWF
 
	© WWF Madagascar / Martina Lippuner
Rain forest in Analila, Northern Madagascar
© WWF Madagascar / Martina Lippuner
 
	© WWF / Martin Harvey
Unless urgent action is taken by the EU, the illegal timber trade in Europe could contribute to large scale depletion of timber in places like the Congo Basin. Forest canopy in the Congo Basin rain forest, Central African Republic.
© WWF / Martin Harvey
 
	© Jürgen Freund / WWF
Whale shark (Rhincodon typus) seen from underwater with snorkler in Indo-Pacific Ocean.
© Jürgen Freund / WWF
 
	© WWF / Mike R. JACKSON
North Atlantic Ocean
© WWF / Mike R. JACKSON
 
	© WWF / James W. THORSELL
Las islas Galápagos deben cambiar su matriz energética a las energías renovables.
© WWF / James W. THORSELL
 
	© WWF/Staffan Wildstrand
Jaguar
© WWF/Staffan Wildstrand
 
	© naturepl.com / Mark Carwardine / WWF
Amazon river dolphin breaching.
© naturepl.com / Mark Carwardine / WWF
 
	© Brian J. Skerry / National Geographic Stock / WWF
Northern bluefin tuna (Thunnus thynnus) in tuna ranching company's (Ecolo Fish) cages, being fattened for the sushi market, Mediterranean Sea, Spain.
© Brian J. Skerry / National Geographic Stock / WWF
Green turtle (Chelonia mydas), Red Sea, Egypt. 
	© Andrey Nekrasov / WWF
Green turtle (Chelonia mydas), Red Sea, Egypt.
© Andrey Nekrasov / WWF
 
	© WWF / Cat Holloway
Grey reef sharks are among the numerous marine species found throughout Fiji's Great Sea Reef.
© WWF / Cat Holloway
 
	© Undersea Explorer
Manta Rays
© Undersea Explorer
 
	© Cristina Calvopiña
Promesas de galapagueños para trascender la Hora del Planeta más allá de los 60 minutos
© Cristina Calvopiña
 
	© Cristina Calvopiña
Luces apagadas durante la Hora del Planeta en Puerto Ayora, Santa Cruz-Galápagos
© Cristina Calvopiña