Alerta: el ser humano está secando el agua de la Amazonía | WWF

Alerta: el ser humano está secando el agua de la Amazonía

Posted on
12 noviembre 2019


Por Renata Peña
Cuando se trata del Amazonas, enseguida pensamos en la deforestación y, más recientemente, en los incendios que han quemado más de 16,000 km2, un aumento del 26% en el mismo período de 2018. Pero la pérdida de agua es la amenaza más silenciosa para la selva tropical más grande del planeta.

Un estudio sin precedentes realizado por WWF-Brasil y el Instituto do Homem e Meio Ambiente da Amazônia (Imazon), publicado en la revista científica Water / MDPI, reveló datos extremadamente preocupantes: un promedio de 350 km2 de área cubierta por ambientes acuáticos se ha perdido por año desde la década de 1980: humedales como llanuras aluviales, manglares y lagos.

“Esta pérdida significa que cada año tenemos menos agua de lo esperado en la Amazonía. Pequeños ríos, lagos, están perdiendo área y volumen y los humedales están desapareciendo”, dice Bernardo Caldas, analista de conservación de WWF-Brasil. "Esto tiene graves consecuencias, tanto para el medio ambiente como para las personas, porque la reducción del área inundada disminuye la población de peces y el consumo de proteínas por parte de la población local".

El estudio de WWF-Brasil e Imazon muestra que los cambios en las precipitaciones, la deforestación y el mal uso de la tierra causaron la disminución de las áreas inundadas, así como obras de infraestructura, como las presas para la producción de energía. Esas obras principales afectan a la dinámica natural del ecosistema y generan cambios en los flujos de agua y afectan a todo el sistema.

La franja donde estas múltiples intervenciones humanas son más evidentes coincide con el llamado "arco de deforestación" ubicada en la parte sur de la Amazonía.

“Se necesita una planificación ambiental estratégica que tenga en cuenta el impacto de una gran infraestructura y también los impactos causados por el conjunto de miles de pequeñas obras que afectan a la cuenca hidrográfica. No se pueden olvidar temas como el suministro de agua a la población local, la desedentación de animales, la producción agrícola, la seguridad alimentaria de las comunidades, el turismo y la necesidad de que los ecosistemas tengan espacio y tiempo para su auto mantenimiento ”, concluye Bernardo Caldas.

El investigador de Imazon, Carlos Souza Jr., dice que el estudio de la NASA refuerza la hipótesis de que el clima también está contribuyendo a este proceso. “La hipótesis de nuestro estudio es que hay dos vectores que contribuyen a la pérdida de la superficie del agua en la Amazonía: el uso de la tierra y el cambio climático. Se evidenciaron cambios en el uso de la tierra en nuestro estudio, con la deforestación causando la ruptura de la red de drenaje impactando pequeños ríos y lagos ”, dice Souza.
 

Próximos pasos


Imazon quiere seguir investigando los efectos de la pérdida de agua en la Amazonía. "Analizaremos cómo estos impactos en la reducción del agua afectarán a las poblaciones tradicionales e indígenas, la producción de alimentos y energía, y la biodiversidad. La reducción del agua puede ser uno de los primeros signos más claros de punto de inflexión en la Amazonía. "Necesitamos comprender cómo el efecto combinado del clima y el uso de la tierra pueden acelerar este proceso y llegar a otros ecosistemas. Este es un momento crucial en el que la ciencia necesita ser entendida por la sociedad y considerada seriamente en las políticas públicas", dice Carlos Souza Jr.
 

Estudio de la NASA


Un informe de la NASA publicado a finales de octubre tambien asegura que este aumento de la sequedad se debe principalmente al resultado de las actividades humanas. El documento muestra que durante los últimos 20 años, la atmósfera sobre la selva amazónica se ha secado, aumentando la demanda de agua y dejando a los ecosistemas vulnerables al fuego y la sequía. También asegura que este aumento de la sequedad sea principalmente el resultado de actividades humanas. "El cambio en la aridez atmosférica va mucho más allá de lo que se esperaría de la variabilidad natural del clima", dice JPL Armineh Barkhordarian, autor principal del informe.

“Es una cuestión de oferta y demanda. A medida que aumentan las temperaturas y el aire está seco sobre los árboles, los árboles necesitan más agua del suelo para transpirar. Pero el suelo no tiene agua adicional para los árboles ", dice el coautor del estudio, Sassan Saatchi." La demanda está aumentando, la oferta está disminuyendo y, si esto continúa, el bosque ya no podrá sostenerse".



¿Por qué es preocupante la pérdida de agua superficial y atmosférica?


Los árboles y las plantas extraen agua del suelo y liberan vapor de agua a través de los poros de las hojas hacia la atmósfera, donde enfría el aire y finalmente se eleva para formar nubes y lluvia: los bosques tropicales generan hasta el 80% de su propia lluvia, especialmente durante la estacion seca.

La pérdida de agua amazónica afecta no solo al medio ambiente local y brasileño (reducción de los ecosistemas acuáticos y sus poblaciones) sino también a países como Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay, que reciben vapor de agua de las masas de aire. Es decir, la disminución del agua superficial provoca una disminución del vapor en la atmósfera y, en consecuencia, menos lluvia.
 

Los dos estudios


El estudio de WWF-Brasil e Imazon utilizó imágenes satelitales Landsat recopiladas durante 33 años (1985-2017), nuevas tecnologías informáticas de procesamiento de datos en la nube.

El estudio de la NASA, "Un reciente aumento sistemático en el déficit de presión de vapor en América del Sur tropical", se publicó en octubre en Scientific Reports. El equipo científico utilizó datos del instrumento Atmosfer Infrared Sounder (AIRS) de la NASA a bordo del satélite Terra.
Síguenos
Síguenos