Banano ecuatoriano se posiciona en el mercado alemán gracias a buenas prácticas de sostenibilidad | WWF

Banano ecuatoriano se posiciona en el mercado alemán gracias a buenas prácticas de sostenibilidad

Posted on
03 diciembre 2019


Transitar por ciertos sectores de Guayas y los Ríos puede parecer monótono, las vías colindan con cientos de kilómetros de fincas bananeras en una zona que ha estado principalmente dominada por los monocultivos desde hace décadas. Pero el panorama no es el mismo cuando se ingresa a ciertas fincas bananeras; los ríos y riachuelos que las recorren están rodeados por frondosa vegetación. En estas fincas, se ha retirado el banano de los linderos de los ríos permitiendo que la vegetación nativa crezca y así generar una zona de resguardo para proteger los ecosistemas acuáticos.

Estas fincas participan en el proyecto de “Producción de Banano Ambiental y Socialmente Compatible”, que surge en el año 2014, de una asociación entre WWF-Alemania y la cadena de supermercados alemana EDEKA. Con alrededor del 23% del mercado, EDEKA es la mayor cadena de supermercados del país germano.

Con el fin de reducir su huella ecológica, EDEKA inició este proyecto buscando que sus cadenas de suministro sean más sostenibles y concientizar al público sobre la producción y el consumo responsable. Los productos elegidos son aquellos denominados “commodities” que tienen un gran mercado en Alemania, y cuyos procesos de producción pueden tener impactos negativos ambientales y sociales. El banano convencional es uno de ellos. Con el fin de desarrollar una cadena sostenible de suministro, se generó una alianza con WWF-Ecuador y WWF-Colombia para impulsar en conjunto la producción social y ambientalmente responsable de banano en estos países. En el Ecuador el proyecto es ejecutado en conjunto con la empresa Dole, en diez fincas bananeras.

En el Ecuador, al momento, el banano es el segundo producto de exportación no petrolero después del camarón. Por lo tanto, la industria bananera es uno de los principales proveedores de trabajo en el Ecuador, la producción de musáceas (banano, orito, plátano, etc) emplea al 17% de la población económicamente activa del país. “Trabajar en estas commodities es parte de lo que nosotros entendemos como “bioeconomía”. Que el Ecuador logre posicionar en mercados especializados internacionales un producto social y ambientalmente más seguro, nos da competitividad ante nuestros vecinos”, mencionó Tarsicio Granizo, Director de WWF-Ecuador

El cultivo convencional de banano representa el 80% del mercado alemán, en comparación con la producción orgánica. Esta suele ser la norma en la mayoría de industrias a nivel global, donde el mercado está dominado por la producción convencional a gran escala. Por esta razón, WWF trabaja con estos productores, buscando impulsar cambios transformacionales con los grandes actores de las industrias y así lograr impactos significativos en los procesos de producción, en este caso, del banano.

Este proyecto se enfoca en la mejora de la producción a través de la implementación de mejores prácticas ambientales y sociales a nivel de finca, corporación y paisaje. Se dividen las prácticas en seis áreas: ecosistemas naturales, manejo del recurso hídrico, manejo integrado de cultivo, cambio climático, manejo de desechos y compromiso social. Muchas veces se ha comparado este proyecto con un proceso de certificación, pero esta herramienta es mucho más que eso, pues las fincas cuentan con el acompañamiento y asesoría técnica de WWF para dar seguimiento al cumplimiento de los requisitos del proyecto. Como resultado de este acompañamiento continuo, se ha promovido un cambio cultural dentro y fuera de las fincas, y en los actores involucrados. El proceso termina con la comercialización del banano en los supermercados EDEKA en toda Alemania con el logo del proyecto, bajo el lema “WWF y Edeka, juntos por un banano sostenible.”

El proyecto acaba de finalizar con éxito su quinto año de implementación, persiguiendo un objetivo claro: buscar que más productores bananeros empiecen a mejorar sus prácticas de producción y así posicionar a la fruta ecuatoriana en el mercado internacional como un producto de origen social y ambientalmente responsable y sostenible.

Para más información, contactar a Victoria Mena, oficial del proyecto: victoria.mena@wwf.org.ec
 
Síguenos
Síguenos