Comunicado de varias ONG ante la situación actual del Ministerio de Ambiente y Agua | WWF

What would you like to search for?

Our News

Comunicado de varias ONG ante la situación actual del Ministerio de Ambiente y Agua

El Ecuador es un país megadiverso y la preservación de su patrimonio natural está reconocida en la Constitución como de interés público; adicionalmente la biodiversidad y al patrimonio genético son considerados por la misma Constitución como sectores estratégicos.

La biodiversidad no solo es importante por si misma, sino por los numerosos servicios que brinda a la población. El ser humano depende de los bienes y servicios de los ecosistemas que son indispensables para la vida y la salud. La biodiversidad desempeña un papel decisivo en la nutrición humana por su influencia en la producción mundial de alimentos, la polinización y la dispersión de semillas, es un componente fundamental en la productividad y aporta los recursos genéticos para varios productos alimenticios. Es particularmente importante en nuestro país el hecho de que los ecosistemas de los páramos brindan agua a las principales ciudades del país. Así también hay que recalcar el rol de la biodiversidad en la mitigación al cambio climático.

Por otro lado, el agua como derecho fundamental para la vida y para las personas, también requiere de suficiente personal para atender las distintas perspectivas que implica su manejo y administración.

Es por estas razones que las organizaciones y personas abajo firmantes, queremos manifestar nuestra preocupación por la actual situación del Ministerio de Ambiente y Agua como autoridad nacional en la protección y cuidado de la naturaleza y sus recursos.

Sabemos de la difícil situación económica que atraviesa el país, pero creemos en la necesidad de estructurar un Ministerio técnicamente sólido y con capacidad de gestión en territorio, a fin de fortalecer el manejo efectivo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) aprovechando la reciente creación de la Dirección de Áreas Protegidas, la gestión ambiental, el control del tráfico de especies y los temas que son de su competencia.

Esto implica una evaluación de las necesidades de personal, infraestructura y equipamiento de las distintas direcciones, tanto en temas de ambiente como de la gestión del agua. Especialmente en la Dirección de Áreas Protegidas y las unidades de conservación que integran el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (actualmente 60 que ocupan un 20% del territorio nacional) para asegurar su gestión efectiva.

Asimismo, se requiere fortalecer y dotar de recursos técnicos y financieros al Viceministerio de Agua para asegurar una gestión efectiva y desconcentrada, así como fortalecer algunos programas claves, tales como el Programa Socio Bosque.

Sin duda, el MAAE tiene muchas necesidades y un rol muy complejo en todo el territorio nacional. Por lo mismo, es importante aprovechar la situación para analizar técnicamente las necesidades de financiamiento, los vacíos existentes y los mecanismos que permitan asegurar la sostenibilidad financiera, a largo plazo, de los programas y procesos claves para la gestión ambiental, con un enfoque integral.

Es claro que el debilitamiento de la autoridad ambiental y del agua traerá como consecuencia la imposibilidad de poder controlar una presión cada vez mayor sobre los recursos naturales del país. La recuperación económica del país no puede darse a costa de destruir el ambiente. En el futuro puede que el COVID no sea el problema más grande al que nos enfrentemos, nos quedan pendientes el cambio climático y el colapso de la biodiversidad planetaria, que, sin lugar a dudas, pondrán aún más en peligro a toda nuestra civilización.

Hacemos un llamado al señor Presidente de la República y a las máximas autoridades del país a analizar estas decisiones, apelando al discurso que dio el señor Presidente en la Cumbre sobre Biodiversidad de Naciones Unidas para que reconsidere esta decisión, y más bien canalice recursos suficientes para que la recuperación económica del país no destruya la naturaleza, que es el patrimonio más importante de los ecuatorianos y ecuatorianas.


Firman:

Juan Carlos Valarezo, Aves y Conservación
Luis Suárez, Conservación Internacional
Carmen Josse, EcoCiencia
Michel Guerrero, Fundación Megafauna Marina del Ecuador
Pablo Lloret, Fundación Futuro Latinoamericano
Yolanda Kakabadse
Galo Medina, The Nature Conservancy
Sebastián Valdivieso, Wildlife Conservation Society
Tarsicio Granizo, WWF-Ecuador



 
Comunicado ante la situación actual del Ministerio de Ambiente y Agua
Síguenos
Síguenos